Espectacular de cuentos

El libro con el que terminé 2015/ inicié 2016 fue una antología de cuentos. Supe de su existencia porque fue traducida al español por mis queridos Raquel Castro y Alberto Chimal. Este libro, traído a nosotros por Ediciones Castillo, es una compilación antologada por Michael Chabon de 10 cuentos. Originalmente publicada como una edición de la revista McSweeney’s, contenía 20 cuentos—lo que deja la promesa de un segundo tomo con los 10 cuentos restantes.

Este libro lo conseguí en la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ) el pasado noviembre. Aunque llevaba un par de meses en mi lista de libros por conseguir. Me lo llevé a mis vacaciones en la playa, donde mi único quehacer fue tirarme al sol o a la sombra a leer.

Tal como dice en la contraportada, este ejemplar es “El retorno de los cuentos con verdadera trama”. Cada uno de los diez cuentos va creando una atmósfera que te sumerge en su propio mundo particular. Confieso que, siendo mis mayores influencias en cuentos e historias breves gente del calibre de Poe y de Gaiman, soy fan de lo macabro.

Es por ello que narraciones con una atmósfera escalofriante, como lo es Piel de gato de Kelly Link u Hora de cerrar del ya mencionado Gaiman me atraen mucho. Sin embargo, cada una de estas historias generan algo: si los leen y no hay reacción es necesario consultar a un médico a ver si no falla algo en el cableado emocional. Ojo: no digo que deban gustarles forzosamente. Hay cuentos que dejan una sensación de “¿Qué demonios acaba de pasar?”.

El mayor logro—imagino que debido a la obsesión que el propio Chabon explica en la introducción del libro— es hallar cuentos con una historia, un algo que pasa: inicio, desarrollo, clímax y (en su mayoría) conclusión. Algunos cuentos dejan su final abierto, como una bella puerta para que la fantasía de cada lector deambule por el camino que mejor le parezca. Se rompe acá con la tendencia contemporánea de algunos cuentistas (probablemente la misma tendencia que me alejó de la lectura de cuentos) de historias sin historia: sólo momentos en la vida de un personaje por demás ordinario que si acaso tiene una epifanía y todo queda igual.

El libro me dejó con muchas ganas de que llegue el segundo tomo, así como de volver a las narrativas breves, a los mundos que caben en sólo un par de cuartillas pero que de golpe expanden el mundo interior propio.

Advertisements

One Comment Add yours

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s